Activa!t

El despertador del móvil estaba trepanándome la cabeza a las 8, suerte que tengo múltiples alarmas preparadas.

El despertador vuelve a empezar su jornada y yo con él, pero ¡mierda! Son las 9 pasadas, ya no llego a clase, puff siempre igual, tendré que desayunar antes de que pierda más el día.

Pero primero a vestirse, aprovechando que no voy a clase iré al gimnasio, una camiseta de estas que regalan con publicidad, calcetines Artengo, un pantalón corto que, por cierto, se me ha hecho pequeño y las bambas.

En la mesa de la cocina se apilan las cajas de pizza y las botellas de vino de anoche. Antonio, Carmen y Fran se viciaron al partido y Dolores y yo estuvimos más bien de cháchara todo el juego. ¿Debería invitarla a tomar algo?

La pizza que sobró junto a un par de cachos de fuet conforman mi desayuno y el tazón de Cola Cao, que no falte. Remojo los cacharros y los dejo en la pica cuando veo las pastillas, que palo, ni me acordaba…Al menos esta vez no tengo que dejar de beber, soporta a Antonio un partido entero sino.

Rebuscando en el cuarto consigo encontrar suficiente dinero como para pagar la comida y algo que llevar a casa de Julia. En la entrada pillo la mochila del gimnasio, las llaves de casa, las del local y puerta.

Pongo 50 kilos en la maquina dorsalera y empiezo las repeticiones. Me encanta el gimnasio por la mañana, el sol entra por los cristales, un par de chicas que apenas deben ser mayores de edad prueban de una máquina a otra, los chulitos de turno se pasean por la zona de pesos mostrando músculo a los rellenitos de las elípticas, y los más mayores dando un paseo por la máquina de correr. Supongo que en realidad la única diferencia de venir por la mañana o por la tarde es lo cargado que está el ambiente y la cantidad de luz que entra. El hambre empieza a acechar cuando estoy en las últimas máquinas de la rutina.

Mientras me desnudo sorprendo a un señor cuarentón mirándome el hombro, me pongo de espaldas, no tengo claro si por vergüenza o para dejar que vea todo el tatuaje, más bien lo segundo. El agua fría, que es muy buena para la circulación, recorre mi cuerpo. ¡Ay! Noto un tirón en la espalda, debería haber estirado al acabar. Luego, cuando me haga una rotura el médico me dirá: pues hombre, normal.

Me encanta el Nostrum: es a la vez comida casera y rápida, supongo que más rápida que casera pero bueno, mientras no abuse… Estoy comiendo cuando noto que un colmillo baila, joder, he estado con aparatos y dentistas 5 años, ya basta por favor.

En la entrada del local me esperan ya Fran, Antonio y José. Nos dedicamos más que nada a coger canciones del año de Kika y versionarlas en un estilo más moderno y rockero. Antonio solía estar en el bajo pero un día haciendo remo se lesionó la espalda y se pasó a la batería, así fue como entré a ser bajista del grupo, porque Fran ya estaba en la banda.

Después de tomarnos unas cañas en una terraza paso por el súper. El vino más barato ya servirá, si total podría no llevar nada ¿no?

Mario y Sara preparan la Wii, ¡ala!, no estoy como para jugar al Just Dance o algo muy movido, pero les propongo de jugar al Mario Party o cualquier juego de disparar que requiera estar sentado. Después de estar un rato rompiendo ladrillos y tomando setas Julia nos avisa que la cena está lista.

-¿Cómo ha ido el curso de inglés?

-Me he quedado dormido la verdad, pero mira, he aprovechado para ir al gimnasio.

-¿Sí? Y hoy tenías ensayo ¿no?

-¡Sí! Hoy hemos empezado a versionar “Un beso y una Flor” de Nino Bravo

-Que abueletes sois madre mía jaja, pero papá, de verdad, no sé cómo puedes con todo.

-Bueno, hija. es que yo en casa me aburro, no te preocupes, si me canso ya pararé.

-¡Yayo, yayo!, ¿podremos ir a verte a tu próximo concierto?

-Claro que sí, será en las fiestas mayores del casco antiguo, ¡os invitaremos a todos!

Camino ya cansado hacia casa, debo acordarme de tomar otra vez la medicación antes de dormir, tal vez vea una película antes de irme a la cama, uy, pero no quiero volver a dormirme mañana… mejor un capítulo de una serie, los deberes de mañana no los voy a poder llevar hechos, me llevaré tupper para no tener que volver a comprar, ¿debería invitar a Dolores a tomar algo?

En la tercera edad se puede ser tan activo como en cualquier otra, no permitas que la edad te dejé en el sofá de casa si tu cuerpo y mente siguen a tope. Del mismo modo, debemos acordarnos de encorajar a los demás y no afirmar que por tener una edad haya cosas que no se puedan hacer.

Existen diversos modos de ponerse en marcha, consulta las actividades locales gratuitas o de pago o busca en tu alrededor dónde jugar a fútbol o con quien salir a dar una vuelta en bicicleta. Existen también empresas o asociaciones como Tercera Edad Activa, que trabaja como servicio de prevención de las situaciones de la dependencia y de promoción de la autonomía personal.

Advertisements

3 thoughts on “Activa!t

  1. Jo crec que hi ha de les dos coses, però la majoría que no te problemes de salut intenta activar-se. El problema ve donat quan ells mateixos no confien en ells i es deixen i acaben miran la tele.
    Pero crec que poden tenir una vida completament normal, tot és intentar-ho.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s