Viatge al meu cicle vital

 

“Estimada Lila,

Em dirigeixo a tu perquè seràs, segurament, la única que em podràs respondre amb plena sinceritat a aquesta pregunta.vent bufant.png

Quants cops us ha vingut gent a dir-te “Ah! Ja entenc perquè estàs així d’irritable… tens la regla oi?” o “Estàs així d’histèrica perquè estàs en aquells dies, eh?”.

“Apa i que us bombin!” els diria jo. Però així només estaria ampliant la seva raó (o almenys això es pensarien). Així doncs, estaríem pendents nit i dia de no intentar mostrar les parts d’aquest cicle. Intentant dissimular anant en contra de la nostre naturalesa. Evitant no mostrar el que sentim i pensem. Som el temps que ens queda Lila! Això no pot fer-nos reprimir com som, ni transformar-nos.

“Hem de deixar de lluitar contra la naturalesa canviant i començar a cooperar amb ella, anar de la ma.”

Ahir, justament ahir, i després d’haver conviscut 10 anys amb la meva regla (LA MEITAT DE LA MEVA VIDA!), vaig descobrir que he estat sotmesa a uns estigmes socials imposats per persones que no sabien ni del que parlaven. Aquests comentaris me’ls he anat creient i cada cop els hem anat fent més reals. He sucumbit a aquests estigmes i me’ls he cregut i, així, cada cop he sigut menys conscient del meu gran viatge.

He necessitat mitja vida per adonar-me’n que aquest viatge que estava vivint no l’estava coneixent com calia. Un viatge amb moltes pujades i baixades, cíclic, però no inestable. L’altre dia vaig llegir una frase d’una dona, Anna Salvia, que em va inspirar molt a arribar a aquestes conclusions, i deia així: “Hem de deixar de lluitar contra la naturalesa canviant i començar a cooperar amb ella, anar de la ma.”. Hem d’aprendre a ballar harmònicament amb el nostre cicle menstrual i no intentar sotmetre’l ni que ens sotmeti a nosaltres. La regla no és només sang!

I de la mateixa manera que no podem deixar que la regla ens controli o ens sotmeti, no està bé permetre que la societat col·labori en aquesta submissió. El que necessita la societat, i permet-me ser tant crítica, són persones que entenguin aquesta dansa i que ens ajudin a comprendre-la des de ben petits, tant DONES com HOMES. Tots formem part d’un mateix món en el que haurem de conviure al llarg de tota la vida, no? I quina millor manera per fer-ho que intentar entendre el sexe contrari? Sense tabús, ni prejudicis?

“Compartim emocions ja que això ens farà viure-les, i viure-les ens farà estimar-les.”

La regla l’hem d’aprendre a conèixer i estimar, i a mi m’ha costat molt arribar a aquesta conclusió. Ser conscients de tot el cicle, no només el físic sinó també i, sobretot, el mental, el psicològic. Cal tenir paciència, MOLTA, i cal no empapar-se de la nostre inestabilitat emocional, perquè és completament NORMAL! Ens estem coneixent joder!

L’últim que necessitem les dones és algú que ens digui comentaris així. No! Estem intentant conèixer el nostre caos emocional. Aquells dubtes existencials de “Qui som?”, “Per què així?”, “Per què jo?”. Els tenim cada dia, cada més, i poder reflexionar sobre nosaltres mateixes ens fa més FORTES. Ens permet ser-ho. No permetem que aquests comentaris ens afectin, agafem-los de la ma i fem amb ells el que vulguem, perquè podem! Compartim emocions ja que això ens farà viure-les, i viure-les ens farà estimar-les.

Moltes gràcies estimada Lila, espero poder rebre les teves opinions i seguir debatent tot fent un cafè algun dia.

La teva amiga Martina.”

dones juntes.jpg

Advertisements

La eterna búsqueda perdida en la eterna espera…

La eterna búsqueda perdida en la eterna espera…

Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige buena salud, colesterol bajo y seguro dental. Elige hipoteca a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa.

Una pequeña raíz brotó en mi interior desde mi primer instante consciente. Siempre fui revoltoso y de culo inquieto y nunca encontré en el camino algo que terminara de saciarme. Mi raíz se multiplicaba, llevando cada una de sus ramitas hacia extremos opuestos, me eclipsó el mundo hasta que consiguió que creyera que era maravilloso en todos sus matices. Me gustó ser un niño, me enamoré de la vida que me ofrecía la ignorancia infundada por un pueblecito reseco, un pueblecito que me ocultaba con disimulo las mentiras, la crueldad y el dolor, un pueblecito que sutilmente me negaba las alas. Pronto aprendí que lo que el mundo me ofrecía estaba bañado de falsedades, de buenas intenciones escondidas tras intereses ajenos, tras cuerpos danzantes sin rumbo, robots alimentados por la codicia de los hombres malos, programados para obedecer sin replanteamientos racionales, consumidos por el supuesto significado de la vida.

Nos engañan, es un hecho. Sin embargo, el ser ovejas, el ser números en una lista infinita de perdedores sin cerebro no nos preocupa ni lo más mínimo, preferimos quedarnos sentados en nuestra comodidad y felicidad programada. Por que no estamos tan mal ¿verdad? joder, podría ser peor ¿no? la cuestión es quejarse, ¿por qué no dejas de romperte la cabeza por intentar cambiar el mundo? si quieres puedes dejar pasar la vida pensando que es preciosa aunque en realidad seas una asquerosa mosca conformada con cualquier mierda que encuentra, aunque este pisoteada y relamida por todas y cada una de las ovejas de tu rebaño.

Siento asco y lástima por todos nosotros, sí, me incluyo, porque aunque luche cada día por escapar de esta tela de araña oxidada por el yugo de la sociedad corrompida, soy consciente de que no soy capaz de lograrlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No obstante, hoy en día me siento por fin feliz. Aun estando sumergido en su entramado homicida siento que estoy haciendo con mi vida lo que yo decido hacer. He recuperado mi grupo de Punk Rock de la adolescencia con el que siento que, aunque sea musicalmente, estoy poniendo un granito de arena por el cambio, por el pensamiento racional del mundo. Estoy embarcándome en proyectos cinematográficos con la gente que más quiero en estos momentos, estoy disfrutando a cada momento de mi entorno y estoy volviendo a enamorarme de esa vida falsa, que cada vez es más real y que hace que me sienta inmortal. Estoy ayudando a que mis seres queridos sean más felices. Me siento arropado, querido y respetado y aunque no es ni siquiera un atisbo de mis inquietudes sobre el significado de la vida, me siento feliz, aunque incompleto y conformado. Sigo luchando cada día por esa libertad, por descontaminar mis venas de putrefacción y por alcanzar la victoria del alma en esta batalla a contracorriente contra el mundo. Tan a contracorriente voy que ando torcido, de puntillas y mareado. Las circunstancias me superan y la adrenalina que supuran mis poros me obliga a ir siempre a destiempo, a entregar tarde este artículo, sin repaso, sin corrección ni releída, pero escrito desde dentro, desde la libertad que me ofrece este pensamiento herido por las circunstancias pero que resurge de sus cenizas a cada paso que da mi vida hacia delante, desde aquel día que decidió no mirar nunca más hacia atrás.

 

Per aspera ad astra

Ara estic viu. O almenys tinc aquesta sensació. Però jo vaig morir un moment. La meva vida té un buit, un parèntesi, un temps mort, digues-n’hi com vulguis.

Un matí d’agost. Després de passar la nit a les barraques del teu poble, t’aixeques, et prens un ibuprofèn, et vesteixes i planeges què fer. Anar a fer un vol a un poble del sud de França no semblava mala idea. Ceret. Diuen que té un museu d’art contemporani que val la pena.

Pujo al cotxe. Arranca i anem tirant. Entrava en els nostres plans fer una parada a la gasolinera, ja que no volíem quedar-nos tirats. Vaig aprofitar també per comprar esmorzar. Donettes, m’agraden, tot i que ara ja no tant.

Reprenem el camí i m’adormo. Dormo mitja horeta, fins que sento un sospir i em desperto de cop i veig un cotxe, com si fos una bala, que impacta de cares contra el nostre. No entrava en els nostres plans.

Baixo del cotxe. Jo no m’he fet res. Estic confús, com si tot fos un malson, d’aquells que et despertes de cop. Fa fred i tinc por. Tinc la sensació d’estar mort, d’estar flotant.

Em van portar a l’hospital i vaig estar 3 hores estirat, sol, sense cap notícia de la persona més important per mi, la que m’acompanyava. En aquell moment el meu món era sacsejat amb una força brutal i només tenia pensaments tipus;  -Estic viu, per què? Podria estar mort. -Has de viure al màxim, has d’aprofitar que estàs viu. I el cap se m’anava omplint de possibles plans de futur, de viatges i de noves maneres de fer i de ser.

I en part és cert, Somos el tiempo que nos queda. Però el temps no és nostre. Sóc el que sóc ara mateix. Sóc el camí que faig. Puc planificar tot el que vulgui, però la vida és tan simple, nosaltres tan fràgils i el nostre destí tan incert que, al final, per mala sort, pot acabar depenent de si comprar o no uns donettes. O d’un desgraciat que s’adorm al volant.

IMG_0010.JPGEgina, Grècia.  Fotografia pròpia

But I won’t break, even when the earth around me shakes
When the things that built us up have brought us down,
Sometimes you have to leave the things you love for love!
Your siren’s sigh, your whisper always louder than your cry,
but your memory lives long beyond goodbye,
But now I know that I have to leave and can’t come back for you.

But now I have to tell myelf those days are done,
Now I have to tell myself those days are done!

Glory Days, Roo Panes

Se lo que tú decidas

– Papá, mamá, quiero ser artista.
– ¿Artista? Déjate de tonterías. Debes elegir una profesión decente, útil. Si te conviertes en artista serás un muerto de hambre toda tu vida.

Contestaciones como esta son las que han recibido montones de artistas en potencia cuando eran niños por parte de aquellos que se supone que deberían velar por sus ilusiones y metas. Vivimos en una sociedad en el que todo ser humano debe existir para ofrecer una utilidad práctica al sistema y quien tenga otro tipo de aspiraciones es tildado de vago, como si llegar a ser un buen músico o bailarín no requiriera de esfuerzo y dedicación.

Tenemos implantado un sistema educativo en el que solamente existen dos opciones: números o letras. Por lo tanto, todo aquél que no encaje en ninguno de estos patrones tendrá que enfrentarse a duras reprimendas por parte de los profesores y familiares. Una persona podría llegar a ser tan brillante como Dalí, pero creerá que es un inútil porque no le entran las ecuaciones de segundo grado.

Así pues, esta persona, condicionada por numerosos agentes externos, acabará por elegir forzosamente una profesión que le “asegure un futuro”, dejando de lado aquello para lo que realmente vale. Pero aún y así, después de dejarse la piel formándose para un trabajo que no despierta ni un ápice de su interés se pegará de frente con la dura realidad: nada te asegura un futuro.

foto
Frustración – Fotografia propia

Tristemente, este hipotético caso ha sido la realidad de una gran cantidad de jóvenes que acabaron desquiciados por haberse dejado llevar por ese espiral de negatividad y miedo transmitido por sus más allegados. Por no haberse arriesgado a dedicarse plenamente a su verdadera pasión, no solamente se siente mediocre por ello, sino que se encuentra con que ese trabajo asegurado no existe y tampoco tiene la motivación para buscarlo.

La lección que se debe sacar de todo esto es una: todo aquél que tenga una aspiración en la vida debe luchar por ella. No hay que dejar que nadie influya negativamente en la decisión sobre el futuro de uno mismo. Somos el tiempo que nos queda y la vida es demasiado corta para malgastarla invirtiendo tiempo en actividades que no nos aportan.

El dinero es necesario para vivir, sí, pero mucho más feliz será una persona con poco dinero dedicándose a lo que le apasiona, que alguien a quien le sale el dinero por las orejas pero que pasa las valiosas horas de su vida en un empleo que le hace sentirse miserable y vacío.

En definitiva, arriésgate, mójate, salta a la piscina y sigue siempre a tu interior. Al fin y al cabo, lo más importante en la vida es sentirte orgulloso contigo mismo y tú, y sólo tú sabes cómo conseguirlo.

“Nunca te rindas tratando de hacer lo que realmente deseas hacer. Donde hay amor e inspiración, nada puede salir mal”

Ella Fitzgerald

fb
Fluir – Fotografía de Alba Metzger

 

¿Qué nos queda? 

Desde mi punto de vista, somos el tiempo que nos queda significa, simplificando mucho, la idea de que la sociedad nos establece un camino y nos hace creer que debemos seguir unos pasos para ser felices. Debemos estudiar para poder tener un trabajo, que este trabajo nos permitirá tener dinero, comprar una casa y formar una familia. Además debemos trabajar mucho y durante el mayor tiempo posible para poder tener una buena pensión para que cuando nos jubilemos podamos vivir con lo necesario. Este planteamiento sobre cómo debemos vivir para ganarnos la vida parece razonable, lo admito, pero, si no seguimos estos pasos, ¿no seremos felices? Si creamos nuestro propio camino, ¿viviremos apartados de la sociedad? Hay personas que deciden vivir apartadas de la sociedad y de todo lo que esta les impone. Probablemente estas personas pueden llegar a ser felices. Por lo tanto, no hay una fórmula que te asegure la felicidad y el estado del bienestar. Aunque somos el tiempo que nos queda plantee lo contrario, me gustaría pensar que podemos decidir qué camino queremos tomar y cómo nos gustaría vivir nuestra vida, porqué sino… ¿Qué nos queda?

IMG_0802

 

We’re dying to go to school

We’re dying to go to college

We’re dying to get a job and have a car

We’re dying to get married and have children

We’re dying to get retired

And then, we die.

En relación a la cuestión de crear nuestro propio camino,  imaginemos tener en nuestro poder todo el tiempo de nuestra vida para dedicarlo a lo que quisiéramos. En esta situación, ¿qué haríamos con todo ese tiempo? ¿Lo aprovecharíamos o nos diríamos a nosotros mismos cosas como: “Ya lo haré, tengo todo el tiempo del mundo.” ¿Apreciaríamos de la misma forma ese tiempo libre? No quiero dar a entender que debemos seguir el camino marcado por la sociedad, lo que quiero es plantear cómo valoraríamos ese tiempo “infinito”.

Los libros son amigos que nunca decepcionan

Los libros son amigos que nunca decepcionan
5591_555089037868071_1958275672_n
Fate de Yeray Toledano Castilla

Somos el tiempo que nos queda y tenemos que aprovechar ese tiempo para crear nuestro propio camino. Pero es difícil dar ese paso, el paso de distanciarnos del recorrido que nos dan marcado y decidir por nosotros mismos. Es difícil y solitario, pues no todo el mundo verá con buenos ojos nuestras decisiones. Nuestros padres, nuestras familia, nuestros amigos, la sociedad en general… Esas pautas de comportamiento, incluso de vida, muchas veces no están hechas para todo el mundo y tenemos que esforzarnos para encontrar nuestra propia forma de ver el mundo y de vivir, o nunca podremos llevar una vida que nos satisfaga plenamente. Pero da miedo. Nos causa angustia e inseguridad pensar que somos distintos, pero tenemos que encontrar métodos de ser valientes y luchar. Tenemos que deshacernos de las ataduras, de los hilos que nos controlan, y tomar la iniciativa.

Como decía Thomas Carlyle, historiador inglés, “Los libros son amigos que nunca decepcionan”, por ese motivo muchas veces podemos encontrar ese respaldo que nos falta en ellos. Son amigos que te enseñan y te hacen viajar, y que muchas veces nos ayudan a decidir. Por eso quizás nos puedan ayudar sus héroes o heroínas que han tenido que pasar por situaciones iguales o peores que la nuestra, y que se han enfrentado a ellas con valor.

La brújula dorada de Philip Pullman

IMG_3779 2
La brújula dorada de Philip Pullman

Lyra Belacqua, una niña que ha vivido toda su vida en Oxford, en el Jordan College junto con Pantalaimon, su daimonion, sin unos padres ni una figura autoritaria que la criara, ha crecido corriendo por los tejados del Jordan, jugando con los hijos de los criados y los giptanos que vienen a la ciudad, sin preocupaciones, creciendo orgullosa y valiente. Pero todo cambia cuando empiezan a desaparecer niños, todo parece estar relacionado con un extraño Polvo que viene del espacio y sin saber cómo deberá viajar al norte, luchar contra quienes quieren hacerle daño, descubrir la verdad y cabalgar a lomos de un oso para poder salvar al mundo del caos.

Sin duda uno de los mejores libros de aventuras que hay. Lleno de misterio y acción, no podemos evitar sentirnos identificado con la valiente Lyra, que decide luchar con uñas y dientes contra cualquiera que quiera hacer daño a los que quiere. Este libro nos enseña que incluso siendo pequeños como un niño podemos llegar ha hacer grandes cosas e incluso a dirigir todo un ejército para luchar por nuestros ideales. Hay que leer este libro para descubrir que podemos llegar a ser mucho más de lo que creemos, que podemos hacer grandes cosas por muy imposibles que parezcan, teniendo voluntad y un espíritu inquebrantable.

El fuego en el que ardo de Mike Lightwood

IMG_3788 2
El fuego en el que ardo de Mike Lightwood

El fuego en el que ardo narra la historia de Óscar, un chico de 16 años que vive en un pequeño pueblo. En el instituto le empiezan a hacer la vida imposible al hacerse saber que es gay y, por si fuera poco, la situación familiar en casa, con un padre maltratador, no fomenta precisamente a llevar una vida feliz. Su única salida de ese infierno es cortarse para poder seguir sintiendo algo, para poder sentir que aún sigue vivo. Parece que no hay salida del pozo sin fin dónde está cayendo, sin esperanza de que las cosas mejores, hasta que conoce a Sergio. Él le ayudará a tener fuerzas, ha ser valiente, a quererse a sí mismo…

Los homosexuales han sido una de las  minorías mal maltratadas desde hace siglos, hecho que hace que en la actualidad haya poca literatura con protagonistas homosexuales. Eso hace que muchos adolescentes no tengan un lugar en la literatura donde sentirse identificado. Libros como este ayudan a que los homosexuales puedan también sentir que tienen un lugar en el mundo, que no están solos, que hay más personas que se sienten igual que ellos. Por eso es bueno fomentar esta literatura, también para que los niños del futuro puedan entender mejor que no hay nada de malo en ser homosexual y también comprender cómo se pueden llegar a sentir en diversas situaciones.

La evolución de Calpurnia Tate de Jacqueline Kelly

IMG_3786 2
La evolución de Calpurnia Tate de Jacqueline Kelly

Calpurnia Tate es una niña de 12 años de Texas en 1899. Siendo la pequeña de siete hermanos hombre, se espera de ella que sea educada como toda una señorita y que aprenda a cocinar, coser, vestir elegante y ser muy femenina. Pero ella encuentra todo eso aburrido y prefiere jugar por el bosque hasta que un día empieza a sentir curiosidad por los experimentos que hace su abuelo en su laboratorio y descubre que la naturaleza es mucho más de lo que aparenta y que el mundo científico, en esa época exclusivo de los hombres, le resulta de lo más fascinante.

La evolución de Calpurnia Tate es un libro fascinante, pues no es solo entretenido sino que además es muy educativo, pues vas adquiriendo a la vez que Calpurnia conocimientos sobre la evolución, la naturaleza y la ciencia. Calpurnia, a medida que aprende se va sintiendo más diferente del resto. Su mundo no se limita ya sólo al pequeño pueblo donde vive, sino que se expande y se da cuenta de que no encaja en ese lugar donde se espera de ella que sea una buena señorita y no una científica brillante con ganas de explorar, leer y pensar. Ver como una chica así tenía que vivir en una época tan conservadora anima a las mujeres a nunca sentirse inferiores, que hay que luchar por los sueños y los ideales y que quizás por hacer lo que los otros esperan de ti el mundo puede perderse una brillante científica.

Quizás los protagonistas de estos libros y de muchos otros nos ayuden a ser valientes y no tener miedo de nada. Porque los libros son creadores de mundos y podemos llegar a formar nuestro propio mundo con trocitos de ellos, para así liberarnos de esos hilos. Porque somos el tiempo que nos queda y tenemos que aprovechar ese tiempo para crear nuestro propio camino…

Yeray Toledano Castilla

In Tempo

Al cim del piano, el petit marcapassos batega lentament com un cor cansat cronometrant el temps, passat i present, un temps que no passarà dues vegades. Sento colpejar la vareta màgica del metrònom com un petit pèndol – en sincronia perfecta – el valor precís de cada nota oscil·lant en la memòria d’un rellotge sense hores.

Adagio

Mentre el metrònom segueix marcant el compàs, el silenci es converteix en el protagonista de l’habitació. El piano no sona i les hores s’aturen, el temps passa sense adonar-se del temps. No sento res i suro en el sense ahir ni demà. La meva ment, en blanc, s’acosta al que podria ser un estat de completa serenitat, una sensació semblant a l’estat de nirvana. Però de sobte, me n’adono que no és possible. El temps no s’atura, segueix, i no m’espera.

Andante

Retorno al temps real. Separo les mans de les tecles per accelerar l’agulla del metrònom. La sincronia del tempo del “tic-tac” m’activa el pensament. Retorno al temps d’infància, als cavallets de fira, als estius inoblidables a la casa del mar. Abans, l’angoixa del pas del temps no es presentava sense avisar. El temps, acompanyant de vida, existia inexistent. Intento recordar i no ho aconsegueixo, què en vaig fer del meu temps?

Presto

Ràpidament torno a accelerar el tempo. L’agulla batega ràpid com un pèndol de rellotge de paret marcant els segons de la meva vida. On són els anys perduts? On puc trobar el temps que em queda? No reconec la meva imatge al fons del mirall. Els anys han passat sense adonar-me’n i ara visc a contracor del temps com un vaixell a la deriva. Els dies se m’escapen de les mans i sembla que no passa res.

piano

Pausa. Llavors entenc l’incomprensible misteri del temps. Com una sonata de Beethoven, Mozart o Händel, el temps són moments que van accelerando i ritardando el pas de les nostres vides.

Georgina Torrado